La sentencia de la Sala 1ª aplica la reciente doctrina sentada en su sentencia de 9 de mayo de 2012, resolviendo que “en los procedimientos matrimoniales seguidos sin consenso de los cónyuges, no pueden atribuirse viviendas o locales distintos de aquel que constituye la vivienda familiar.

La aplicación del Art. 96 CC a las rupturas de convivencias de hecho con hijos exige que se cumplan los mismos requisitos exigidos en la propia disposición, es decir, que constituyan la residencia habitual de la unidad familiar con voluntad de permanencia. Es en este sentido que se ha venido interpretando la noción de vivienda familiar, que es un concepto no definido en el Código civil, pero que debe integrarse con lo establecido en el Art. 70 CC, en relación domicilio cónyugues.
Ver sentencia

Escrito por Carlos Gonzalez
Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, colegiado nº 19.250 del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona y procurador colegiado nº 671 del Ilustre Colegio de Procuradores de Barcelona
Deja un comentario