Calificado como subordinado del crédito por intereses abonados, junto con el principal del préstamo, por la fiadora, sociedad de garantía recíproca, de la prestataria, luego concursada, a la entidad financiera prestamista. La fiadora, al pagar la deuda de intereses a cargo de la afianzada, se subrogó en el derecho de que era titular la acreedora y prestamista.

En caso de concurso del deudor, la subrogación en un crédito subordinado, como es el que tiene por objeto los intereses pagados al acreedor, no favorece al fiador. De modo que a los interesados, pese a que pueden excluir la subrogación como efecto del pago, no les está permitido eludir en el concurso aquella calificación (art. 6.2 CC).

Ver sentencia

Escrito por Carlos Gonzalez
Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, colegiado nº 19.250 del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona y procurador colegiado nº 671 del Ilustre Colegio de Procuradores de Barcelona
Deja un comentario