Se analiza en el presente artículo el auto del Tribunal Supremo de 14 de mayo de 2012 por el que se resuelve un conflicto negativo de competencia entre un Juzgado de Primera Instancia y un Juzgado Mercantil en una reclamación posterior a la aprobación y eficacia de un convenio de acreedores. El Alto Tribunal viene a resolver la competencia del Juzgado de Instancia sin perjuicio de los efectos que el convenio aprobado en el concurso pudiera tener respecto de una eventual sentencia estimatoria de dicha demanda.

VER PDF

Escrito por Marta Pradera
Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona y procuradora colegiada nº 463 del Ilustre Colegio de Procuradores de Barcelona
Deja un comentario